Uroginecología

mujeres diversas
  • Disfunciones de suelo pélvico: Pueden ser desde molestias, pesadez al final del día, dolor superficial o profundo que aparecen como consecuencia del parto, la debilidad muscular, cicatrices, etc.
  • Cirugías reconstructivas o genitales: En ocasiones suceden tras un proceso oncológico, una intervención para realizar una neovagina y también para reparar un tejido que se ha desgarrado o cuya cicatrización no ha sido adecuada.
  • Mutilación genital femenina: Haya o no una cirugía reconstructiva asociada, se pueden trabajar muchos aspectos a nivel perineal.
  • Incontinencia urinaria: Principalmente son de urgencia, de esfuerzo y mixtas, aunque hay otros tipos menos frecuentes. Aquí trabajamos con la modificación de hábitos, a través del calendario miccional y con numerosas técnicas de reeducación vesical, como el biofeedback.
  • Prolapsos: Según qué grado de prolapso y cuál es la víscera prolapsada, la fisioterapia puede ayudar a mejorar la sintomatología (cistocele, histerocele, rectocele…)
  • Menopausia: Ya sabemos qué ocurre con nuestras hormonas, y que es un proceso irreversible, pero no tiene por qué ser patológico. Trabajar el suelo pélvico y prepararlo en esta nueva etapa no tiene que resultar traumático.
  • Mejora del tono y trofismo del suelo pélvico a nivel preventivo: Nada mejor que tener un periné sano para evitar alteraciones que pueden afectar, y mucho, a nuestra vida.